viernes, 4 de abril de 2014

ENOTPO- PROTOCOLO DE CONSULTA PREVIA LIBRE E INFORMADA A PUEBLOS ORIGINARIOS


 


El Protocolo de Consulta es el resultado de la lucha, proyección y organización de las Organizaciones Territoriales de Pueblos Originarios, quienes retomamos el legado de nuestros ancestros y asumimos el compromiso de tomar en nuestras propias manos el futuro de nuestros pueblos.
El Encuentro Nacional de Organizaciones Territoriales de Pueblos Originarios –ENOTPO, es un espacio conformado en la actualidad por 45 organizaciones que nuclea a 27 pueblos preexistentes y más de 1500 comunidades, con representatividad en 20 provincias. Nos constituimos en el año 2009 como un espacio propositivo de articulación de política territorial indígena a nivel nacional con un objetivo fundamental: salir de la mera resistencia para tomar en nuestras propias manos las definiciones referentes al presente y futuro de los Pueblos Originarios.
En el 2010, en un hecho histórico, nuestras autoridades ancestrales fueron recibidas en la Casa Rosada por la Presidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner, sellando el comienzo de una nueva relación entre el Estado y los Pueblos Originarios, y sentando las bases para la construcción de un Estado Plurinacional en el documento “Construyendo el Pacto del Bicentenario entre los Pueblos Originarios y el Estado: una política de interculturalidad”.
El presente documento surge de una construcción colectiva a partir de debates en asambleas territoriales y reuniones de trabajo durante más de dos años. En esos encuentros, hemos participado delegados y autoridades de Pueblos Originarios con el desafío de establecer un procedimiento adecuado de Consulta, que respete nuestras cosmovisiones e instituciones representativas, obligatorio para todo aquel que pretenda desarrollar una acción que afecte a nuestros pueblos y/o territorios.
El acompañamiento de técnicos de diversas disciplinas, funcionarios públicos y compañeros de lucha, fue fundamental y enriquecedor para la elaboración de dicho procedimiento, poniendo en práctica el ejercicio de la Interculturalidad demostrando que la complementariedad y reciprocidad de conocimientos y saberes es un desafío para construir en pluralidad. 
Este Protocolo se basa en legislación vigente, tanto la Constitución Nacional como el Convenio 169 son normas que están por sobre las leyes provinciales y locales. En este sentido, el Derecho a la Consulta es un derecho del que gozamos los Pueblos Originarios y que puede y debe ser ejercido sin necesidad de esperar reglamentación o acto administrativo alguno.
La experiencia jurídico-indígena en Argentina es sobre todo una experiencia de lucha y resistencia. Con tan solo un artículo en la Constitución y un tratado de la Organización Internacional del Trabajo, con escasa fundamentación teórica y casi nula reglamentación o precisión de los principios que se enunciaban en la Constitución, el alcance de las normas fue sin lugar a dudas producto de un largo proceso en el que los Pueblos Originarios fuimos protagonistas y que hoy es irreversible.
Un ejemplo de ello es la noción de Propiedad Comunitaria, ya que sus alcances y delimitación fueron establecidos en función del sentido enunciado y disputado por los Pueblos en la defensa de nuestros territorios, movilizaciones, recuperaciones territoriales, cortes de rutas, frenos a desmontes y desalojos. Esa lucha posibilitó posteriormente la sanción de leyes que permitieron llevar adelante políticas públicas para su protección.
Como lo han hecho nuestros antepasados, hoy seguimos defendiendo nuestros territorios con nuestras propias vidas de los embates de los terratenientes, las empresas extractivas, corporaciones y multinacionales que nos usurpan y saquean, apropiándose de nuestras riquezas naturales y conocimientos tradicionales.
El Derecho es un terreno de disputa de sentido y en el ejercicio del mismo se define su alcance. Entendemos que este Protocolo es un insumo fundamental para la sanción de una Ley de Consulta y Participación a Pueblos Originarios y una herramienta más para avanzar en la defensa de nuestros derechos como Pueblos Originarios y es una propuesta hacia la pluralidad jurídica real, que nos permita el Buen Vivir entre culturas y cosmovisiones diferentes.

ENOTPO

No hay comentarios:

Publicar un comentario